Creados para las alturas, diseñados para manifestar el cielo en la tierra.

¿Qué es la Identidad?

El diccionario define el término “identidad” como “el carácter particular o la personalidad de un individuo”. Otra definición establece que es la “conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a los demás”. En los últimos tiempos, esta palabra “identidad” ha tomado gran relevancia debido a que el ser humano ha estado confrontando lo que los psicólogos llaman “crisis de identidad” y por lo tanto falta de propósito.

La Identidad con que fuimos Creados.

Los seres humanos han estado tratando de resolver su problema de “identidad psicológica”, pero no se han dado cuenta que el problema fundamental y primario es más profundo, en realidad se relaciona con su “falta de identidad espiritual”. El hombre perdió primero su identidad espiritual, y esto es lo que lo ha llevado a sufrir la decadencia en todos los otros aspectos de su existencia. El hombre fue creado en un principio para ser un ente social, psicológico y espiritual.

Lucas 3:38 dice que nuestro padre Adán era “… hijo de Dios”. La identidad de Adán

provenía de Dios, por lo tanto nuestra identidad también proviene de Él. El problema fue que al ser engañado y desobedecer a Dios, Adán perdió esta identidad, y por causa de eso, toda la raza humana fue forzada a vivir en un estado de confusión y pérdida constante de todo bien. En el Jardín del Edén, Satanás realizó el primer robo de identidad de la historia: robó nuestra identidad.

Cuando el hombre peca y se aparta de Dios pierde su identidad, y junto con ella pierde también su propósito y su razón de ser, tuerce su destino. La comunión, es decir, la “común unión” que había entre Adán y Dios, se rompió. El pecado había marcado una diferencia, se estableció una separación. Adán ya no se parecía a su Padre. El hombre hoy día se pregunta: ¿Quién soy? ¿Por qué soy como soy? ¿A quién me parezco? ¿De dónde vengo? ¿Hacia dónde voy? Y mediante estas interrogantes, trata de encontrar su identidad perdida. Pero esas preguntas sólo puede tener respuesta en quien nos dio Su identidad en el principio: EL CREADOR,  EL PADRE, DIOS.

La Importancia de Conocer Quiénes Somos.

Conocer nuestra identidad es una de las cosas más valiosas e importantes del ser humano. Cuando no sabemos quiénes somos, no podemos saber a dónde vamos.

Como cristianos nacidos de nuevo por la fe en Jesucristo, tenemos una nueva identidad. Conociendo ésta, sabremos cuál es el propósito para el que fuimos creados, y cuál es el destino que Dios preparó de antemano para nosotros.

Hoy, el maligno continúa engañando a la gente en esta área de su vida, porque sabe, que mientras menos seguros estemos de nuestra identidad, más seguro será nuestro fracaso. Y nuestro fracaso sería la causa del aplazamiento de la instauración del Reino de Dios en la Tierra. ¿Por qué? Porque Dios cuenta con nosotros para realizar una misión, nos da una identidad, nos delega una autoridad para entonces cumplir Su propósito y esa es la razón por la cual existe y fue creada Su Iglesia.

Entendiendo cómo fuimos creados.

Génesis 1:26,27 – “Entonces dijo Dios: Hagamos el hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, llenad la Tierra y sojuzgadla…”.

Esta era la identidad del hombre que Dios creó en el principio: Un ser a la imagen y semejanza de Dios mismo; rey y señor de toda la Tierra, así como Dios lo era en el cielo; y que debía llenarla de seres con igual identidad, que pudieran reflejar la gloria de su Padre y Creador. Esta era la identidad con que fuimos creados, y el destino glorioso que estabamos llamados a cumplir.

Estos son los principios bíblicos que establecen nuestra identidad al ser creados:

• “Hagamos al hombre a nuestra imagen”

•”Conforme a nuestra semejanza”

• “Y señoreen en…toda la Tierra”

• “Llenad la Tierra y sojuzgadla.

Primer principio – Según el modelo del creador: “A la imagen de Dios”.

La imagen tiene que ver con capacidades como la razón, el pensamiento, la personalidad y el intelecto; la capacidad de relacionarse, de ver, escuchar, hablar y comunicarse.
La capacidad creativa, de hacer proyectos, de utilizar la palabra viva y eficáz para hacer todo lo que era bueno.

 

2do. Principio – Con un Corazón conforme al de Él: “A la semejanza de Dios”.

La semejanza tiene que ver con las cualidades morales como el amor, la misericordia, la justicia, la santidad, la verdad y las demás cosas relacionadas con el espiritu.
Entre los dones que se le dieron estaba la libertad de actuar, de decidir por sí mismo, esto es el libre albedrío de escoger según su voluntad.

 

3er. Principio – Fuimos creados con un propósito: “Señoreen en toda la Tierra”.

Dios creó al hombre para que fuera un agente de Su Reino, para gobernar y someter al resto de la creación. Dios nos hizo socios participantes en Su gobierno.
Señorear significa ejercer absoluta autoridad y control sobre algo. El hombre tenía poder para mandar sobre la naturaleza. Era señor de la creación. Eramos valiosos para Dios.

 

4to. Principio – Fuimos creados con un destino: “Llenen la Tierra y sojúzgenla”.

Dios creó al hombre para que llenara la Tierra con otros seres semejantes a el, que debían reproducirse con la misma identidad que Dios le dió a nuestros primeros padres.
Serían a imagen y semejanza de Dios, señorearían sobre toda la Tierra e impondrían su autoridad sobre la naturaleza.

 

Quién soy en Cristo?

En Cristo todas las cosas son restauradas. Sólo en Él podemos recuperar nuestra identidad perdida. La Biblia establece claramente quiénes somos, lo que tenemos y lo que podemos:

Mateo 5:13 – “Soy la sal de la tierra”

Mateo 5:14 – “Soy la luz del mundo”

Juan 15:14 – “Soy amigo de Cristo”

Juan 15:16 – “Soy elegido por Cristo para llevar su fruto”

Romanos 6:18 – “Soy siervo de la justicia”

Romanos 6:22 – “Soy siervo de Dios”

Romanos 8:14,15 – “Soy adoptado hijo de Dios”

Romanos 8:17 – “Soy heredero de Dios y coheredero con Cristo”

2 Corintios 5:17 – “Soy una nueva creación”

2 Corintios 5:18,19 – “Estoy reconciliado con Dios y soy ministro de reconciliación”

2 Corintios 6:16 – “Soy templo del Dios viviente”

Gálatas 3:26; 4:6 – “Soy hijo de Dios, el es mi Padre”

Gálatas 3:27 – “Estoy bautizado en Cristo y he sido revestido de Cristo”

Gálatas 3:28 – “Soy uno con Cristo”

Efesios 5:30 – “Soy miembro del cuerpo de Cristo”

Efesios 2:6 – “Ya he sido resucitado y sentado en lugares celestiales con Cristo Jesús”

Efesios 2:10 – “Soy hechura de Dios, creado para buenas obras”

Efesios 2:19 – “Soy miembro de la familia de Dios”

Efesios 3:20 – “El poder de Dios actúa en nosotros”

Efesios 4:24 – “He sido creado en la justicia y santidad de la verdad”

Filipenses 1:1; Colosenses 1:2 – “Soy santo”

Colosenses 3:3 – “Estoy escondido con Cristo en Dios”

Colosenses 3:12 – “Soy escogido de Dios, santo y amado”

1 Tesalonicenses 1:4 – “Soy un elegido”

1 Tesalonicenses 5:5 – “Soy un hijo de la luz y del día, no de las tinieblas”

Hebreos 3:14 – “Soy participante de Cristo, comparto su vida”

1 Pedro 2:5 – “Soy una piedra viva, sacerdocio santo”

1 Pedro 2:9,10 – “Soy linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios”

1 Pedro 2:11 – “Soy extranjero y peregrino en este mundo, en el cual vivo temporalmente”

1 Pedro 5:8 – “Soy enemigo del diablo”

1 Juan 3:1,2 – “Soy hijo de Dios y seré semejante a Cristo cuando él regrese”

1 Juan 5:18 – “Soy nacido de Dios, Cristo me guarda y el maligno no puede hacerme nada”

Nuestro enemigo siempre va intentar de diferentes métodos llenar de mentiras quienes somos, para alejarnos de nuestra misión, y es en esa área donde debemos fortalecer constantemente nuestra fe en renovarnos de esas verdades, para no ser parte de una identidad confusa en un mundo sin Dios.

En Jesús hemos restablecido nuestra identidad, solo es necesario mantenernos en esa posición hasta cobrar la herencia eterna que nos espera.

A %d blogueros les gusta esto: