Su omnipresencia

Cuando pensamos en la presencia de Dios, lo asociamos con uná sensación, algo que el cristiano experimenta, algunas personas sienten gozo, otras sienten escalofrios, algunos sienten su amor, otras personas se quebrantan, todas estas manifestaciones son válidas. Pero que dice la palabra?

Según los relatos Bíblicos se encuentra en todos lados porque es omnipresente, pero a su vez Su Presencia se centra por sobre el tercer cielo y también habita dentro de los corazones de aquellos que lo buscan.

Vamos ver algunos puntos importantes a lo que se refiere a la presencia de Dios para comprender la naturaleza y grandeza de El.

Empezamos por la Majestuosidad de la presencia de Dios.

2 Samuel 22.9

Humo subió de su nariz,
Y de su boca fuego consumidor;
Carbones fueron por él encendidos.

E inclinó los cielos, y descendió;
Y había tinieblas debajo de sus pies.

 Y cabalgó sobre un querubín, y voló;
Voló sobre las alas del viento.

Puso tinieblas por su escondedero alrededor de sí;
Oscuridad de aguas y densas nubes.

Por el resplandor de su presencia se encendieron carbones ardientes.

La tierra tembló; También destilaron los cielos ante la presencia de Dios; Aquel Sinaí tembló delante de Dios, del Dios de Israel. Salmos 68.8

Por la sola  Presencia de Dios todo se conmueve, su resplandor es indescriptible, ¿ cuan grande es Dios? es una pregunta imposible de contestar, el enciende carbones celestiales, por el puro fuego consumidor de su boca.

A la presencia de Jehová tiembla la tierra,
A la presencia del Dios de Jacob. Salmos 114.7

Isaías 64.1 Oh si rompieses los cielos y descendieras y a tu presencia se escurriesen los montes como fuego abrasador de fundiciones, fuego que hace hervir las aguas, para que hicieras notorio tu nombre a tus enemigos, y las naciones temblasen a tu presencia. Isaías 64.1

La tierra ylos montes se escurriesen, se derriten y fluyen como agua, las aguas hierven y las naciones tiemblan ¿ Cuan grande es Dios? Estas palabras nos da a conocer un poco lo que es El y lo que somos nosotros ante un ser indescriptible.

Entonces todo lo que vive temblará de terror ante mi presencia; las montañas se desmoronarán; las rocas escarpadas se caerán; las murallas se vendrán al suelo. Ezequiel 38.20

De parte mía es puesta esta ordenanza: que en todo el dominio de mi reino todos teman, y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque el es el Dios viviente y permanece por todos los siglos, y su reino no será jamas destruido y su dominio perdurará hasta el fin. Daniel 6.26

Ahora tenemos una imagen gráfica de la majestuosidad indescriptible de la presencia de Dios, podemos verle que esta sentado en su trono, coronado por un arcoiris y con toda autoridad, soberanía, y poder.Podemos empezar a comprender porque los hombres estan temblando y temiendo ante su presencia.

Y la grandeza, la soberanía de Dios se extiende en todos lados, sin límites, todo fue creado por El y para El. Tiene dominio y autoridad absoluta sobre todas las cosas. Todo lo ve, todo lo conoce.

La omnipresencia

¿Soy yo Dios de cerca solamente, dice Jehová, y no Dios desde muy lejos?

¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra? Jeremías 23.23

La Palabra nos dice que Dios esta en todas partes, su presencia esta en todos lados, tal vez no manifestada de la forma que vimos en plenitud de su majestuosidad ya que seríamos destruidos, pero está presente, ya que para Dios, el tiempo y el espacio no son elementos que lo limiten, El todo lo sabe, todo lo conoce, está en todas partes.

Todo esta expuesto ante la presencia de Dios, todas las cosas son transparentes delante de El, no hay nada oculto, no hay pecado que no sepa, nada se puede escapar o esconder de Su presencia. Y todos le tendremos que rendir cuentas.

Salmo 139.7

A donde me iré de tu Espíritu? ¿ y a donde huiré de tu presencia?

Vivir y permanecer en Su presencia.

Hay una manifestación de la presencia de Dios en la cual derrama constantemente su atención, su gracia, su favor sobre los que lo obedecen, sobre los que le temen, sobre los que le aman, sobre sus hijos, y a eso le llamamos “andar en Su presencia”, Dios le da privilegios a sus hijos atentos bendiciéndolos, abriendoles caminos, protegiéndolos, estando presente en su día a día. Es “su presencia favorable” en la vida de los que le invocan.

Éxodo 33.14 Y él dijo : Mi presencia irá contigo, y te daré descanso, y Moisés respondió: si tu presencia no ha de ir conmigo no nos saques de aquí.

Salmos 140.13 Ciertamente los justos alabarán tu nombre, los rectos morarán en tu presencia.

Eclesiastes 8.12 Aunque el pecador haga mal cien veces, y prolongue sus días, con todo yo también sé que les irá bien a los que a Dios temen, los que temen ante su presencia

Lucas 1.76 Y tu niño, profeta del Altísimo serás llamado; porque irás delante de la presencia del Señor, para preparar sus caminos.

A través de la biblia, el andar en la presencia de Dios es un estado en el que vivimos, El nos acompaña, nos atiende como un Padre, nos usa para sus propósitos, nos guarda y nos escucha, es decir al estar su presencia favorable con nosotros, El escucha y responde nuestras oraciones. Despues de la obra completada en la cruz, Dios mandó a su Espíritu Santo y este ahora habita en nosotros; el Espíritu de Dios nos guia, nos redargulle, nos corrige, nos fortalece, nos enseña, nos consuela, y nos da entendimiento. Nuestro Padre esta siempre presente con nosotros por medio del Espíritu Santo.

LA ORACIÓN EN PRESENCIA DE DIOS.

Salmos 88.2 Llegue mi oración a tu presencia, ínclina tu oido a mi clamor.

Lo que hace que la oración del justo sea poderosa es Dios. La oración por si sola no hace nada, es el poder de Dios que al escuchar nuestras oraciones, las puede contestar, según el designio de su voluntad. Es esto lo que hace que la oración sea poderosa, el que Dios las escuche, y su amor y misericordia las conteste.

Es cierto que el Señor esta en todos lados, y bajo esta lógica, estaría bién decir que Dios escucha todas las oraciones de todas las personas, buenas, malas, creyentes, etc. Pero la palabra nos enseña que Dios no escucha las oraciones de los pecadores no arrepentidos, esto no quiere decir que no conozca lo que oraron, lo que significa es que Dios ignora esas oraciones, el no las atiende. Pero poderosa es la oración de un hijo que ama a su Padre, vive y permanece en Su presencia.

1 Reyes 13.6 Entonces respondiendo el rey, dijo al varón de Dios: Te pido que ruegues ante la presencia de Jehová tu Dios, y ores por mí, para que mi mano me sea restaurada. Y el varón de Dios oró a Jehová, y la mano del rey se le restauró, y quedó como era antes.

1 Reyes 17.1 Entonces Elías tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: Vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra.

“Sino por mi palabra” ¿a que palabra se refiere Elías? no se refiere a declarar, o al poder de las palabras para atraer bendición, las palabras son poderosas no porque tengan poder por si mismas, sino por la influencia que tiene en las personas, pueden motivar, puede deprimir, etc; en ese sentido son poderosas. Pero en este verso estamos hablando de la verdadera palabra poderosa que es la “oración” y vemos que la palabra de Elías en el sgte. versículo.

Santiago 5.17, 18 Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto

Cuando reconocemos quién es Dios, cuando conocemos su deidad, su poder, su gloria, lo que ha hecho por nosotros, y lo que somos delante de este Dios santísimo, nos acercamos delante de El de la manera que resulta natural, humillados, temerosos, arrepentidos, quebrantados, y Dios no desprecia a quienes se acercan así a El.

2 Crónicad 34, 27. y tu corazón se conmovió, y te humillaste delante de Dios al oír sus palabras sobre este lugar y sobre sus moradores, y te humillaste delante de mí, y rasgaste tus vestidos y lloraste en mi presencia, yo también te he oído, dice Jehová.

Cuando oremos, debemos orar en la presencia de Dios, buscando su rostro, con um corazón dispuesto, contrito y humillado que reconoce que necesita a Dios, y este Dios es digno de todo.

Salmos 95.1,4 Venid, aclamemos alegremente a Jehová;
   Cantemos con júbilo a la roca de nuestra salvación. Lleguemos ante su presencia con alabanza;
Aclamémosle con cánticos. Porque Jehová es Dios grande,
Y Rey grande sobre todos los dioses.

 Porque en su mano están las profundidades de la tierra,
Y las alturas de los montes son suyas.

1 Crónicas 16.28

Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos,
    Dad a Jehová gloria y poder.
    Dad a Jehová la honra debida a su nombre;
    Traed ofrenda, y venid delante de él;
    Postraos delante de Jehová en la hermosura de la santidad.
   Temed en su presencia, toda la tierra.

Salmos 21.6 Porque lo has bendecido para siempre; Lo llenaste de alegría con tu presencia.

Entonces vemos la majestad de la presencia de Dios y la presencia favorable de Dios y sus frutos en nuestras vidas, pero hay otra dimensión que no es favorable y esta es la presencia de Dios ante el pecado y ante el impío.

El pecado en presencia de Dios.

Dios es omnipresente, su presencia esta en todos lados, ahí donde esta el mal, y ahí donde esta el pecador que no se arrepiente, ¿cual es la repuesta de Dios, que es justo y santo frente ante el pecado? claro que no es la presencia favorable que estamos estudiando, sino la justicia manifestada ante su Presencia en forma de ira u furor.

“No es posible estar en su presencia a causa de eso” a causa del delito, a causa del pecado. Como hijos de Dios, el pecado es un impedimiento para que la presencia favorable del Señor sea manifestada plenamente, pero gracias a Dios tenemos un abogado que si confesamos nuestros pecados y nos arrepentimos El nos perdona.

Job 3.16 Y el mismo será mi salvación, porque no entrará en su presencia el impio.

La presencia de Dios esta en todos lados, aun frente la vida de aquellis que aborrecen al Señor, pero en estas situaciones no es manifestada en amor o gracia; si bién Dios manifiesta su misericordia aun a los ímpos, El es santo y su respuesta al pecado es ira. La biblia es muy clara como el Señor reacciona ante el pecado.

Números 10.35 Y sucedía que cuando el arca se ponía en marcha, Moisés decía:

“¡Levántate, oh Señor!

Y sean dispersados Tus enemigos,

Huyan de Tu presencia los que Te aborrecen.”

Isaías2.10 Métete en la peña, escóndete en el polvo, de la presencia temible de Jehová, y del resplandor de su majestad

2 Tesalonicenses 1.8 en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo

Podemos ver claramente cual debe ser la respuesta del pecador ante este maravilloso Dios santo, la respuesta es miedo, temblor y el querer huir, pero nadie puede huir de su presencia.

Esdras 9.15 Oh Jehová Dios de Israel, tú eres justo, puesto que hemos quedado un remanente que ha escapado, como en este día. Henos aquí delante de ti en nuestros delitos; porque no es posible estar en tu presencia a causa de esto.

Algunas teofanías. Las experiencias de la presencia de Dios

La experiencia de Moisés

El entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria.

Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente.

Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá.

 Y dijo aún Jehová: He aquí un lugar junto a mí, y tú estarás sobre la peña;

y cuando pase mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado.

Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas; mas no se verá mi rostro. Exodo 33: 18,23

Moisés tenia el anhelo de ver a Dios y le ruega que le muestre su glotia y Dios accede pero como Su presencia es algo que no se puede resistir, el Señor resguarda a Moisés en una grieta en una roca, lo cubre de su gloria porque Moisés era pecador y el pecado no puede estar frente a El.

5Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.

6Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas; y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado.

Isaías tiene este encuentro con Dios, y cual es su reacción? “Ay de mi que soy muerto” porque al ver a Dios en su gloria, puede percibir Su santidad y algo muy interesante pasa, Isaías puede darse cuenta de su propio pecado, la santidad de Dios nos hace ver lo pecadores que somos. Isaías teme a Dios y sabe que en su pecado no puede sobrevivir a este encuentro con Dios.¿pero que pasa? el angel de Dios quita el pecado de Isaías y su culpa.

De la misma manera Jesús con su sangre ha limpiado nuestro pecado y quitado nuestra culpa, de tal manera que podemos presentarnos ante el trono de gloria, limpios y sin mancha, no por nada que hemos hecho, sino por el mérito y obra de nuestro salvador Jesús.


Juan 12: 40, 41 Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón;
Para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón,
Y se conviertan, y yo los sane.(I) m

Isaías dijo esto cuando vio su gloria, y habló acerca de él.

Que es lo que este versiculo nos revela, acerca de la visión que tuvo Isaías? La biblia dice que nadie ha visto cara a cara a Dios, y vivirá, entonces que nos revela el versículo? Isaías tuvo un encuentro con Jesús.

Apocalipsis 1: 9, 18

Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.

Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,

11 que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea.

12 Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro,

13 y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre,(A) vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro.(B)

14 Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve;(C) sus ojos como llama de fuego;

15 y sus pies semejantes al bronce bruñido,(D) refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas.(E)

16 Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.

17 Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último.

Juan tiene esta visión, en la cual Jesucristo en su gloria se hace presente ¿cual fue la reacción de Juan al ver a Jesús en su gloria? “Cuando le ví caí como muerto a sus pies”, la presencia es tan majestuosa que el hombre no tiene otra respuesta de querer escaparse al ver la santidad y gloria de Dios y al hacernos concientes de nuestra condición frente a este Dios maravilloso, no nos queda mas que caer a sus pies y temer morir.

A %d blogueros les gusta esto: