Shavuot

La palabra “Shavuot” en hebreo quiere decir semanas ya que se concluye el conteo que se hizo del omer. Desde la segunda noche de Pesaj hasta el inicio de Shavuot se cuentan 49 días que transcurren entre que el pueblo judío salió de Egipto y recibió la Torá. Estas siete semanas deben ser de introspección y crecimiento espiritual porque son la oportunidad que tenemos de prepararnos para recibir nuevamente la Torá. El pueblo judío en el desierto no recibió gratuitamente la Torá, sino que se prepararon durante ese tiempo para ser merecedores de ella. En Shavuot volvemos a caminar el sendero que ellos trazaron.



En Éxodo 19:1 leemos que los israelitas llegaron al pie del Monte Sinaí “en el tercer mes”. El tercer mes después del Éxodo es Siván; ya que también fue el mes de Shavuot, los rabinos dedujeron que Dios entregó la Torá en Shavuot. Así pues, en la tradición judía, Shavuot vino a ser entendido como la conmemoración de la entrega de la Torá a Moisés. Las primeras referencias a esta interpretación datan de los siglos 2 y 3 D.C. La palabra Shavuot, vino a ser una prueba adicional, ya que también se puede leer como “juramento”: ese día Dios juró fidelidad eterna para con Israel, y Israel vino a ser el pueblo de Dios. Hoy en día, es ampliamente aceptado que la Torá fue dada al pueblo judío por Dios en Shavuot. En este sentido, cada año, en la festividad de Shavuot el pueblo judío se ve a sí mismo como renovando esta experiencia —renovando la aceptación de la Torá.

Shavuot, es la segunda de las tres grandes Fiestas anuales de YAHWEH el Padre Eterno antecedida de Pésaj (Pascua) y proseguida de Sukot (Tabernáculos). La palabra hebrea plural “Shavuot” viene de la singular “shavúa”, que significa “semana, algo hecho de siete”.

“Contarás siete semanas, comenzando a contar las siete semanas desde el momento en que se mete la hoz en el sembrado. Entonces harás la Fiesta de Shavuot (Semanas) en honor a YAHWEH tu Dios. Darás ofrenda, de tu mano de manera abundante y voluntaria, conforme YAHWEH tu Dios te haya bendecido. Y te regocijarás en presencia de YAHWEH tu Dios, tú, tus hijos, tus criados, con el levita que haya en tus puertas, y aun el extranjero, el huérfano y la viuda que estén en medio de ti, en el lugar que YAHWEH tu Dios escoja para que habite allí su Nombre. Recuerda que fuiste esclavo en Egipto; por tanto, guardarás y harás estos preceptos.” (Deuteronomio 16:9-12).

En griego a Shavuot se le llamó “Pentecostés”, que significa, “Quincuagésimo o Cincuentavo, porque se celebraba cincuenta días después de Pésaj.” 

Aunque también debemos aclarar que el nombre Shavuot también deriva de dos juramentos. Uno fue del pueblo de Israel de cumplir con los Mandamientos de la Torah Éxodo 24:7. El otro fue de Dios, quien al dar la Torah al pueblo de Israel prometió que si vivían conforme a sus Mandamientos cumpliría su juramento que hizo a sus padres. (Deuteronomio 7:12).


A Shavuot también se le conoce como “Fiesta de la Cosecha” en hebreo “Jag HaKatsir” 

“Celebrarás la Fiesta de la Cosecha de las Primicias de tus trabajos…” Éxodo 23:16.

También con el nombre de “Día de las Primicias” en hebreo “Yom HaBikurim”.

“Celebrarás el Día de las Primicias, presentando una Ofrenda Nueva a YAHWEH…” Números 28:26. Se denominaba de “las Semanas” porque se contaban siete “Shabbatot” (Plural de Shabbat) desde el día en que se presentaba “Ómer Reshít”, o sea siete semanas, 49 días; y al otro día, el 50, se celebraba Shavuot.

Por eso, aunque no es muy común, también se le conocía con el nombre de “Shevá Shabbatot” “Siete Shabbatot”.

“Contarás desde la mañana siguiente de la Shabbat, el día en que hayas llevado la Gavilla de la Ofrenda Mecida, contarás Siete Shabbatot completos.”Levítico 23:15.



El propósito de Shavuot tenía que ver con la presentación de la “Ofrenda Nueva”.

“Hasta la mañana siguiente al séptimo Shabbat contarás cincuenta días, entonces harás acercar la Ofrenda Nueva a YAHWEH.” (Levítico 23:16).

La palabra hebrea “acercar” es “karav”, que significa, “hacer acercar por un propósito, abordar, añadir, atraer, congregar, consagrar, entregar, juntar, ofrecer, presentar, traer, hacer venir”.

La palabra “ofrenda” en hebreo es “minjah” que significa, “ofrenda voluntaria que no implica sangre”.

La Ofrenda Nueva vendría a ser también símbolo de aquella mies que se iba a recoger con la predicación del apóstol Pedro, cuando más tres mil almas se convirtieron a Yeshúa Mesías en aquella inolvidable fiesta de Shavuot (Pentecostés), a la que habían venido judíos de entre todas las naciones. Esta fiesta fue celebrada en el año 4.000 del calendario Bíblico, que correspondió al año 30 del calendario Gregoriano y al año 3.790 del calendario judío.

Junto con la Ofrenda Nueva, el pueblo traía dos panes hechos con levadura, estos panes eran presentados por el sacerdote, demostrando así la naturaleza caída y corrompida del hombre, lo cual no era impedimento para que el Eterno Dios demostrara su amor hacia el ser humano. Aunque éste estuviera envuelto en pecados le invitaba a cercarse a Él.

“Desde sus lugares de habitación traerán dos panes hechos con ocho libras de harina fina horneados con levadura, como ofrenda mecida y primicias a YAHWEH.” Levítico 23:17.

Estos panes se presentaban como “ofrenda mecida”. La palabra “ofrenda mecida” en hebreo es “tenufah”, de la raíz “nuf”, que significa, “blandir, tirar, mecer, vibrar, alzar o levantar con la idea de llevar de abajo hacia arriba”.

La idea de Shavuot recae en llevar al hombre a que ascienda, que vaya de abajo hacia arriba, que se eleve, esperando la ascensión final de todos los redimidos en el Mesías.


“Cuando recojas la cosecha de tu tierra, no coseches hasta el último rincón del campo ni recojas todas las espigas que queden de la cosecha. Déjalas para los pobres y los extranjeros. Yo soy YAHWEH tu Dios.” Levítico 23:22.

ahora, he aquí traigo las Primicias, fruto de la tierra que me diste, oh YAHWEH. Y pondrás las Primicias delante de YAHWEH tu Dios, y te postrarás delante de YAHWEH tu Dios. Luego te alegrarás por todo el bien que YAHWEH tu Dios te ha dado a ti y a tu casa, con el levita y el extranjero que esté en medio de ti.” Deuteronomio 26:10-11.

Según el entendimiento hebreo, el aspecto espiritual de Shavuot simbolizaba la entereza de la redención. Pésaj marcaba la libertad física y Shavuot significa la libertad espiritual, la libertad del intelecto y la razón. La salida de Egipto abría el proceso de redención, cuya primera etapa fue la libertad física de la esclavitud y la intelectual dada en Shavuot, cuando recibieron la Torah junto al Monte Sinaí. Así el pueblo recibía su contenido espiritual y su bagaje cultural que iluminaron el camino de su vida. No bastaba ser libre para hacer lo que se deseaba hacer, pero era menester ser libre para hacer lo que se debía hacer, puesto que no había realmente diferencia entre el que era esclavo de alguien o el que era esclavo de sus instintos.

En Israel esta Fiesta pasó  a tener su eje central en la celebración de la entrega de la Torah por Parte del Eterno Dios a través de Moisés. La Torah se constituía así en la base de la fe del pueblo, lo que lo hacía único y diferente de todas las naciones.


En Interpretación Profética, la Fiesta de Shavuot (Pentecostés) más decisiva fue la que tuvo lugar después de la resurrección y ascensión del Mesías (Hechos 2). El Espíritu de la Promesa fue derramado sobre los discípulos en medio de esta Fiesta. El resultado fue que tres mil judíos se convirtieron a Yeshúa Mesías bajo la predicación de Pedro. Éstas eran las primicias de una gran cosecha de almas, no solo de judíos sino de toda persona independientemente de su nación, tribu o idioma.

Desde aquel momento, a través del Espíritu de la Promesa, todos los creyentes en Yeshúa Mesías son sellados y escogidos como hijos de Dios y son, en consecuencia, exhortados a ser plenos en Él.

En quien también ustedes, habiendo oído la Palabra de la Verdad, el Evangelio de su salvación, y en quien habiendo creído, fueron sellados con el Espíritu de la Promesa del Santo, quien es la prenda de garantía de nuestra herencia, hasta la redención de lo adquirido [la Iglesia], para alabanza de Su gloria.” Efesios 1:13-14.

En tiempos de Moisés el sello fue la Torah escrita en piedras, para el tiempo de los apóstoles el sello fue la Torah escrita en los corazones de carne por medio del Mesías Yeshúa.

En Shavuot, los creyentes en Jesús celebramos la entrega de la Promesa dada por el Padre Eterno, esto es su Espíritu, como testimonio que Jesús es el Mesías el Hijo del Dios Viviente y por quien tenemos salvación y vida eterna.

A %d blogueros les gusta esto: