Lunes con mi viejo Pastor

Para alzar el vuelo es preciso poco equipaje.

Demasiadas poseciones pueden pesar en exceso para aquel que quiere visitar las alturas.

La felicidad es interior, no exterior, por lo tanto no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos.

Libro Lunes con mi viejo Pastor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: