La tienda del encuentro.

Una carpa o tienda de campaña es un pabellón de lona, tela o piel, armado sobre palos hincados en la tierra, y que sirve como alojamiento en el campo. Los antepasados nómadas del pueblo de Israel habitaban en tiendas hechas con pelo de cabra, que eran impermeables. En tiempos de Jesús, en que la población ya era sedentaria, las tiendas se seguían usando para las peregrinaciones, los viajes y en algunas tareas rurales.

La choza o cabaña se diferencia de la carpa porque se reviste con palos, hojas o maderas.

La Tienda del Encuentro

 

Llamada también “carpa del encuentro”, “morada” o “tabernáculo”. Era una tienda, distinta a las de las familias  del pueblo, ya que en su confección se debió usar lino fino. Representaba la presencia de Dios en el camino del pueblo por el desierto: Ex 26,1-14.

1 Para la construcción de la Morada emplearás diez cortinados de lino fino reforzado, de púrpura violeta, púrpura roja y carmesí, con figuras de querubines diseñadas artísticamente. 2 Cada cortinado tendrá catorce metros de largo por dos de ancho. Todos serán de las mismas dimensiones, 3 y estarán unidos entre sí en dos grupos de cinco cortinados cada uno. 4 Además, en el borde del último cortinado de la primera serie, pondrás unas presillas de púrpura violeta, y lo mismo harás en el borde del que está en el extremo de la segunda serie. 5 Pondrás cincuenta presillas en uno y cincuenta en otro, de tal manera que las presillas se correspondan unas con otras. 6 Después harás cincuenta ganchos de oro, y con ellos unirás los cortinados entre sí, a fin de que la Morada forme un todo.

7También harás once toldos de pelo de cabra, para cubrir la Morada, a manera de carpa. 8 Cada uno de estos toldos medirá quince metros de largo por dos de ancho: todos tendrán las mismas dimensiones. 9 Luego unirás separadamente cinco de estos toldos en una parte y seis en la otra, y doblarás el sexto toldo sobre el frente de la carpa. 10 Después pondrás cincuenta presillas en el borde del toldo que cierra el primer conjunto, y otras cincuenta en el borde del que cierra el segundo conjunto. 11 Además, harás cincuenta ganchos de bronce y los introducirás en las presillas: así unirás la carpa, de manera que forme un todo.

12En cuanto a la parte sobrante de los toldos, la mitad colgará en la parte posterior de la Morada; 13 y los cincuenta centímetros que sobran a lo largo de cada lado, colgarán sobre sus dos costados para cubrirla. 14 Además, tendrás que hacer para la Morada un toldo de pieles de carnero teñido de rojo, y encima de ella otro toldo de cueros finos.

Moisés entraba en la carpa para encontrarse con Dios: Ex 33,7-11

Moisés tomó la Carpa, la instaló fuera del campamento, a una cierta distancia, y la llamó Carpa del Encuentro. Así, todo el que tenía que consultar al Señor debía dirigirse a la Carpa del Encuentro, que estaba fuera del campamento. 8 Siempre que Moisés se dirigía hacia la Carpa, todo el pueblo se levantaba, se apostaba a la entrada de su propia carpa y seguía con la mirada a Moisés hasta que él entraba en ella. 9 Cuando Moisés entraba, la columna de nube bajaba y se detenía a la entrada de la Carpa del Encuentro, mientras el Señor conversaba con Moisés. 10 Al ver la columna de nube, todo el pueblo se levantaba, y luego cada uno se postraba a la entrada de su propia carpa. 11 El Señor conversaba con Moisés cara a cara, como lo hace un hombre con su amigo. Después Moisés regresaba al campamento, pero Josué –hijo de Nun, su joven ayudante– no se apartaba del interior de la Carpa.

La nube que estaba sobre la carpa señalaba los movimientos del pueblo: Ex 40,36-38

36 En todas las etapas del camino, cuando la nube se alzaba, alejándose de la Morada, los israelitas levantaban el campamento. 37 Pero si la nube no se alzaba, ellos no se movían, hasta que la nube volvía a hacerlo. 38 Porque durante el día, la nube del Señor estaba sobre la Morada, y durante la noche, un fuego brillaba en ella, a la vista de todo el pueblo de Israel. Esto sucedía en todas las etapas del camino.

Después que el pecado rompiera la unión con Dios, el Creador decidió salvar a la humanidad, y lo hizo a través de una serie de etapas. En primer lugar la alianza que hizo con Noe después del diluvio expresa el comienzo de la historia de la salvación. Más tarde el Señor elige a Abraham para hacerlo padre de un gran pueblo, que será el pueblo de Dios. Luego llegamos a la etapa de los patriarcas, elegidos por Dios para conducir a su pueblo. Después Dios constituye a Israel como su pueblo salvándole de la esclavitud de Egipto. Establece con él la alianza del Sinai y le da a través de Moisés su Ley para que le sirva como único Dios, esperando la venida del Mesías, el Salvador prometido. Mientras caminaba Moisés con el pueblo de Dios por el desierto en pos de la tierra prometida, el Señor le mandó construir en el desierto una estancia donde se le adorara, una casa que simbolizara la majestad de Dios y la alianza con su pueblo. Este templo movible en el desierto se llamaba “el Tabernáculo”. Se componía del Santuario y del Atrio. El Santuario era una gran tienda de campaña cuyo interior estaba dividido por un velo en dos partes: el Santo  y el Santísimo.

Moisés era un israelita muy amigo de Dios. Ayudó al pueblo de Israel mientras vivió en el desierto. Cuando los israelitas acampaban, montaban una tienda para estar con Dios: La Tienda del Encuentro. Siempre que Moisés se dirigía a la Tienda del Encuentro, todos los israelitas se ponían de pie. Moisés hablaba con Dios en la Tienda del Encuentro.

Moisés cuando tenía que hablar con Dios, se trasladaba a la “Tienda”… que estaba a

cierta distancia del campamento

Para encontrarse con el Señor tenía que salir del bullicio del campamento… Y allí hablaba cara a cara con Dios, como con un amigo

Allí Moisés recibía las inspiraciones de Dios… allí intercedía suplicando por su pueblo…

Dios no era inaccesible… pero para encontrarlo y escucharlo, debía retirarse…

Su Dios no era un Dios rencoroso, solamente justiciero…

es un Dios compasivo y bondadoso, lento para enojarse, y pródigo en amor y fidelidad.

El mismo carácter mostró en el AT. como en el nuevo testamento.

A %d blogueros les gusta esto: