La Navidad.

Que es la navidad?

A quién no le gusta este tiempo? El ambiente navideño es tan cálido, con luces, y muchas celebraciones por ser el último mes del año. La navidad, es una fiesta que se realiza la misma fecha en casi todos los lugares del mundo, y tiene una misma simbología que es el nacimiento de Jesús, de hace más de 2000 años. Muchos solo ven un tiempo para divertirse, el día especial para consumir, ante semanas de preparativos con adornos, pero la navidad puede ser mucho más significativo si conocemos lo que celebramos. Si, su origen es pagano, una fecha no bíblica para el nacimiento de Jesús, pero sabemos que muchos de los acontecimientos en la biblia son imposibles de saber la fecha exacta, entonces para mí es válido darle un día especial para lo que fue el evento más importante en la historia, la venida del Hijo de Dios entre nosotros.

La Iglesia históricamente ha tomado estas fechas para celebrar la Encarnación. Si los ángeles irrumpieron en júbilo por el nacimiento del Hijo Luc. 2:14, ¿cuánto más nosotros, que hemos sido redimidos por la sangre de Aquel que se hizo humano?.

Juan, el evangelista, nos dice que “el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros” (Jn. 1:14). La palabra habitó literalmente significa: hizo tabernáculo. Jesucristo habitó en medio de nosotros. Puso su tienda entre los hombres. La Navidad nos recuerda que el Salvador se encarnó. Verdaderamente Dios, verdaderamente hombre.

¿Lo has pensado? Jesús creció, sudó, tuvo hambre y sed, se cansó, lloró… Él fue como tú y como yo, pero sin pecado. La Navidad celebra que tenemos a un Dios cercano, a un Emanuel, Dios con nosotros.

Cristo, antes de que naciera, estaba en un lugar perfecto de gloria y amor, junto con el Padre y el Espíritu Santo. Sin embargo, vio nuestra condición y se dio cuenta de que no podíamos salvarnos.

Juan, en su relato sobre Jesús, dice lo siguiente acerca de Él:

“En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio con Dios… El Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos Su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” Juan 1 1,2

Es importante recordar que Jesús ya existía antes de Su nacimiento en esta tierra. Jesús se encarnó, estuvo dispuesto a dejar el cielo y enfrentar los peligros de este mundo. Estuvo dispuesto a darlo todo con el fin de llevar a cabo el rescate más maravilloso.

A %d blogueros les gusta esto: