La diestra de Dios.

Jesús le dijo: Yo soy; y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo. Marcos 14:62

Al leer este versículo muchos piensan que en el cielo están dos tronos uno de Dios y el otro a la derecha el de Jesús. Pero no es así, si analizamos bien esta escritura vemos que Jesús es la misma sustancia de Dios.

¿Qué significa la diestra de Dios?

Como bien sabemos la palabra diestra significa mano derecha, pero en la biblia no indica un lado, ya que Dios es Espíritu y además es  Dios omnipresente, omnipotente y omnisciente, Él no tiene derecha ni izquierda, Él es todo.

La diestra de Dios se refiere a como lo indica Salmos 118: 15-17:

 

“Voz de júbilo y de salvación hay en las tiendas de los justos; La diestra de Jehová hace proezas. La diestra de Jehová es sublime;
La diestra de Jehová hace valentías.

También en Éxodo 15:11 y 12:

“¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, Terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios? Extendiste tu diestra; La tierra los tragó”

La palabra diestra en relación con Dios significa: Su Poder, Su Fuerza, Su Autoridad, Su Dominio, Su Imperio, Su Reino.

Cristo se sentó a “la diestra” de Dios porque fue completada su obra, consumado fue su sacrificio en la cruz y al derramar su sangre como ofrenda agradable delante de Dios nuestros pecados ya han sido perdonados, obteniendo así nosotros el oportuno socorro para salvación eterna. El se ha sentado en el poder de Dios.

Juan en (Apocalipsis 1: 9 al 20) nos relata la visión que tuvo de Jesús sentado a la diestra de Dios y nos describe estas características:

  • Su voz como de trompeta
  • Su voz como estruendo de muchas aguas
  • Vestido de ropa hasta los pies
  • Cinto de oro desde el pecho a la cintura
  • Cabeza y cabellos blancos
  • Ojos como de llamas de fuego
  • Pies como de bronce bruñido
  • Rostro como de sol resplandeciente.

Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Colosenses 1:15.

Jesucristo es exaltado a la diestra de Dios

Una comparación entre Cristo y los ángeles confirma la absoluta supremacía de Cristo.

Jesucristo gobierna toda autoridad a la diestra de Dios

1 Pedro 3.22

Ahora él, habiendo ascendido al cielo, está a la diestra de Dios; y los ángeles, las autoridades y los poderes están sujetos a él.

En una ocasión Jesús dijo que “en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel” Mat. 19:28. En este pasaje “sentarse” equivale a “asumir” o “recibir” la autoridad de juzgar. Es la misma idea contenida en Apoc. 20:4: “Vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar”. Lo importante no es si los redimidos ejecutan el juicio sentados sobre tronos literales, sino el hecho de que reciben “facultad” de juzgar.

En Apoc. 3:21 leemos: “Al que venza, le daré que se siente conmigo en mi trono; así como he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono” (Apoc. 3:21). Este texto es esclarecedor, pues nos presenta a Jesús prometiéndoles a los vencedores un lugar en el trono de su Padre donde Él ya está sentado. ¿Cómo entenderemos esta promesa? ¿En forma figurada o literal? Evidentemente, todos entendemos aquí que sentarse junto con Cristo en su trono es sinónimo de reinar junto a Él por la eternidad, o por lo menos reinar como reyes y sacerdotes “con él durante los mil años” mencionados en Apoc. 20. Entonces “sentarse” tiene más de un significado. En este pasaje el sentido ya no es de “asumir” o “ser facultado”, sino de “reinar”.

Otro pasaje importante es Mat. 26:64: “Os digo – expresó Jesús ante el Sanedrín  – que en el futuro veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Todopoderoso, y que viene en las nubes del cielo”. Jesús hace referencia aquí a dos profecías: a Dan. 7:13  y a Sal. 110:1. Ambas refieren dos actividades futuras. La primera, su entronización delante de Dios; y la segunda, a su segunda venida cuando venga con gran poder a juzgar a todo ser viviente. Se ve una vez más que las expresiones “sentarse” y “a la diestra de Dios” tienen sentido figurado. El pasaje paralelo nos aclara más este asunto: “Pero desde ahora el Hijo del Hombre se sentará a la diestra del poder de Dios” Luc. 22:69

 

En la carta a los Romanos leemos: “¿Quién condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, e intercede por nosotros” (Rom. 8:34). Con esta declaración el Apóstol expresa que nadie puede causar condenación a los hijos de Dios, pues Cristo ya pagó el precio de nuestra redención y eliminó toda condenación ; y está “sentado a la diestra de Dios”. Por consiguiente, con estas expresiones, Pablo resalta el poder salvador de Cristo sobre la base de su muerte e intercesión.

En el Antiguo Testamento encontramos que la expresión “sentarse” constituye una expresión técnica usada como el equivalente de ser entronizado (2 Rey. 11:19, cf. 1 Cron. 29:23). Así mismo, la expresión “diestra de Dios” aparece en muchas ocasiones con un sentido figurado. Vemos algunos versículos.

En el Sal. 110:1 “Jehovah dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies”. Ya dijimos que este pasaje mesiánico es al cual hacen referencia los textos que analizamos. El estrado era un apoyo en forma de caja para sostener los pies de alguien sentado en una silla o trono. La figura aquí es la de un rey que tiene como estrado de sus pies a sus enemigos. Vencidos y subyugado bajo su poder y autoridad. En los escritos paulinos encontramos el cumplimiento final de esta profecía: “Entonces vendrá el fin, y Cristo entregará el reino a Dios y Padre, cuando haya quitado todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque él debe reinar hasta poner a todos sus enemigos bajo sus pies… Cuando todas las cosas le sean sujetas, entonces también el mismo Hijo se sujetará al que sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea el todo en todos” (1 Cor. 15:25-26,28).

A %d blogueros les gusta esto: