Juan 3

Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él. Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

Nicodemo fue uno de los que se impresionaron con las señales de Jesús, y era un miembro del sanedrín gobernante. No habló con Cristo sobre los asuntos del Estado, a pesar de que era un gobernante, sino de las preocupaciones de su alma y de su salvación, y fue en seguida a ellos. Nuestro Salvador habló de la necesidad y la naturaleza de la regeneración o el nuevo nacimiento, y en seguida dirigió a Nicodemo a la fuente de la santidad del corazón. El nacimiento es el comienzo de la vida; para nacer de nuevo, es comenzar a vivir de nuevo, como los que han vivido mucho mal, o para poco propósito. Debemos tener una nueva naturaleza, nuevos principios, nuevos afectos, nuevos objetivos. Por nuestro primer nacimiento estábamos corruptos, deforme en el pecado; es por eso que debemos ser hechos nuevas criaturas. Ninguna expresión más fuerte podría haber sido elegido para significar un grande y más notable cambio de estado y el carácter. Tenemos que ser completamente diferente de lo que éramos antes. Este nuevo nacimiento es del cielo, y su tendencia es al cielo. Es un gran cambio realizado en el corazón, por el poder del Espíritu Santo.

Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?

Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.

 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.

 El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu. Juan 3:4,8

Antes de nacer de nuevo soy guiado por mis propias inclinaciones humanas. Generalmente estas inclinaciones guían mis pensamientos y decisiones. Pero los deseos de la carne no llevan a una vida en Cristo, a la cual soy llamado.

Es hasta que reconozco eso, es el punto donde puedo nacer de nuevo “de agua y del Espíritu.” Nada de lo que es nacido de la carne, como persona natural, puede servir a Dios. Cuando reconozco que no soy capaz de hacer lo bueno, entonces Dios puede hacerse cargo. Necesito entregar absolutamente todo para poder nacer del Espíritu – es un nacimiento en la mente y en el corazón. Me considero muerto a los deseos de la carne y vivo para los impulsos del Espíritu.

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” Gálatas 2:20.

Y claro, todavía tengo una carne que desea satisfacer sus deseos, pero ahora estos deseos son vencidos y no tienen más poder sobre mí, pues ahora vivo conforme lo que guia el Espíritu, que es la verdad. Mi “viejo hombre”, como Pablo llama a la mentalidad de los que viven para el reino.

 

 El viento sopla de donde quiere: La idea de Jesús para Nicodemo es “Tú no entiendes todo con respecto al viento, pero ves sus efectos. Igual es con el nacimiento del Espíritu.” Jesús quería que Nicodemo supiera que no tenía que entender todo acerca del nuevo nacimiento para experimentarlo.

Jesús responde a la pregunta “¿Cómo puede hacerse esto?”

Respondió Nicodemo y le dijo: ¿Cómo puede hacerse esto? Respondió Jesús y le dijo: ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto? De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos; y no recibís nuestro testimonio. Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales? Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.

Nicodemo está confundido. Está tan arraigado en su pensamiento de que el nuevo nacimiento ya le ha sucedido a él y a todos los fieles de Israel, que tiene problemas para pensar más allá. Jesús necesita continuar explicando.

Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto? Jesús reprende a Nicodemo por no estar consciente de la necesidad y la promesa del nuevo nacimiento, ya que ambas se muestran claramente en el Antiguo Testamento. Nicodemo conocía estos pasajes bien, pero creía que ya habían sido cumplidos en relación con el nuevo nacimiento. Pero debía haber entendido mejor!

 Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, cómo creeréis si os dijere las celestiales? Un simple vistazo a las cosas terrenales –como ilustraciones que Jesús usaba, o aun un vistazo a Su propia vida- debió haber sido suficiente para mostrar el punto que Jesús quería señalar a Nicodemo. Si no puede ver que necesita esta transformación espiritual, qué más puede Jesús decirle?

 Nadie subió al cielo, sino el que descendió: Jesús “deja claro que El puede hablar respecto a cosas en el cielo con autoridad, aunque nadie más puede.” (Morris)

Jesús y la serpiente de bronce.

Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Como Moisés levantó la serpiente en el desierto: ¿Cómo puede la serpiente de Números 21: 4,9 ser una ilustración de Jesús santo?

 Con frecuencia las serpientes en la Biblia son usadas como una ilustración del mal Génesis 3.1,5. Sin embargo la serpiente de Moisés en Números 21 era de bronce, y en la Biblia el bronce se asocia con juicio, porque el bronce debe ser hecho pasando por los “fuegos” del juicio.

Entonces una serpiente de broncehabla de pecado, pero de pecado juzgado. De la misma manera Jesús quien no conoció pecado, se hizo pecado por nosotros en la cruz, y nuestro pecado fue juzgado en El. Una serpiente de bronce es una ilustración de pecado juzgado y con el que ya se ha lidiado.

Hubiéramos querido disminuir nuestro sentido de pecado, y poner la imagen de un hombre en el asta. Nuestra imagen del hombre podría representar “el bien y el mal” en el hombre. Pero en una serpiente hay más evidencia de pecado, y nos muestra nuestra verdadera naturaleza y nuestra verdadera necesidad de salvación.

 Además, si la serpiente hubiera estado horizontal en el asta vertical, hubiera sido fácil ver cómo esto era una representación visual de la cruz. Sin embargo, muchas tradiciones muestran la serpiente envuelta alrededor del asta, y de aquí es de donde viene el antiguo emblema de sanidad y medicina –una serpiente envuelta alrededor de un asta.

En la narración de Números la gente se salvaba no por el hecho de hacer algo, sino simplemente por ver a la serpiente de bronce. Ellos tenían que confiar que algo aparentemente tonto como voltear y ver sería suficiente para salvarlos, y seguramente, algunos murieron porque pensaron que era ridículo hacer tal cosa.

Como dice en Isaías 45:22 Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay más. Pudiéramos estar dispuestos a hacer cientos de cosas para ganar nuestra salvación, pero Dios nos ordena que sólo confiemos en Él –verlo a Él.

Aunque Jesús llevó nuestros pecados, Él nunca fue un pecador. Aun el haberse hecho pecado por nosotros fue un hecho de santidad, justicia y amor. Jesús permaneció siendo Santo a través de todo el padecimiento en la cruz.

 Levantó: es un término que más tarde se utilizó para describir la crucifixión  y la ascensión de Jesús. Se muestran ambos significados, Su sufrimiento yexaltación. Jesús fue levantado en ambas maneras.

No se pierda, mas tenga vida eterna: La idea detrás de vida eterna significa mucho más que una vida larga o que nunca terminaVida eterna no significa que vivimos la vida de la humanidad caída, solo que eternamente. En vez de eso, vida eterna también envuelve la idea de cierta calidad de vida, un tipo de vida al estilo de Dios. Es el tipo de vida que se disfruta en la eternidad.

 

A %d blogueros les gusta esto: