El Perdón.

Esta semana se recuerda tradicionalmente la pasión y muerte de Jesús, todos los sucesos que ocurrieron esa semana y el día de su crucificción, y pensando en todo lo que transformó eso, me llegó la palabra perdón. Si, el perdón se traduce en el amor que expresó Jesús a nuestros pecados. El acto más sublime en toda la historia de la humanidad.

Perdonar significa disculpar a alguien que nos ha ofendido o perjudicado en alguna forma no teniendo en cuenta su falta. Jesús usó esta comparación al enseñar a sus discípulos a orar: “Perdónanos nuestros pecados, porque nosotros mismos también perdonamos a todo el que nos debe” Lucas 11:4. De igual manera, en la parábola del esclavo que no mostró misericordia, Jesús explicó que el perdón es como la cancelación de una deuda. Mateo 18:23-35

Perdonamos a otros cuando dejamos de guardar resentimiento y no insistimos en pedir una compensación por el daño que nos hayan hecho o por la pérdida que hayamos podido sufrir. La Biblia enseña que el perdón se basa en el amor sincero, ya que el amor “no lleva cuenta del daño” 1 Corintios 13: 4-5.   

Perdonar no significa:

  • Aprobar la ofensa. La Biblia condena a quienes consideran una mala acción como aceptable o inofensiva. Isaías 5: 20_
  • Actuar como si la persona no hubiera cometido la ofensa. Dios le perdonó al rey David sus graves pecados, pero no lo libró de las consecuencias. Además, Dios hizo que los pecados de David se pusieran por escrito para que se conocieran en la actualidad. 2 Samuel 12: 9-13.
  • Dejar que los demás se aprovechen de uno. Supongamos que le prestamos dinero a alguien. Pero él lo malgasta, así que no puede devolverlo como se había comprometido a hacer. Él se siente mal y nos pide perdón. Nosotros podemos decidir perdonarlo, es decir, no guardarle resentimiento ni echarle en cara continuamente ese dinero. Quizás hasta podemos cancelarle la deuda. Pero eso, no significa que tenemos que estar dispuestos a prestarle más dinero en el futuro.
  •  Es mejor esforzarse por perdonar enseguida antes de dejar que se intensifique ese sentimiento. Como dice en Efesios 4: 26 _” Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo.

 

Perdona 70 veces 7, no es justo, pero si es necesario. Dios te recompensará.

A %d blogueros les gusta esto: