El Pacto Noético

Pacto Noético – El Juicio
El Pacto Noético se encuentra en Génesis 6 y es el resultado de la maldad del hombre. En los primeros 17 versículos leemos que los malvados pensamientos y conducta del hombre acongojaron a Dios y Su corazón se llenó de dolor. Sus amados hijos lo rechazaron completamente, se corrompieron y se envilecieron. Pero el versículo 8 dice que sólo Noé halló gracia ante los ojos de Dios, porque era un hombre justo.Debido a que los habitantes de la tierra eran intolerablemente corruptos y violentos, Dios quería poner fin a esto destruyendo a toda la gente y a Su creación, la tierra. Sin embargo, debido a que Noé era un hombre bueno y justo, Dios le dice en el versículo14 que construya un arca de madera de ciprés con especificaciones precisas.

El Pacto de Noé, es la promesa de Dios de no destruir el mundo nuevamente con agua. Para aclarar, un pacto es un acuerdo entre dos o más partes. Bíblicamente hablando, los pactos tienen signos que los representan. El signo del pacto de Noé es el arco iris.

Estableceré mi pacto con vosotros, y no exterminaré ya más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra. Génesis 9.11

Después de la expulsión de Adán y Eva del Huerto del Edén, describe una creación que se vuelve cada vez más corrupta a medida que se multiplica el número de pecadores en la tierra. La maldad de todo tipo prevalece, lo que lleva a Dios a destruir casi todo lo que ha hecho con el diluvio universal. Solo la familia de Noé y los representantes del reino animal se salvaron. Génesis 6.8; 8.19. Por su gran misericordia, el Señor salva un remanente de la creación, pero solo un remanente. Esto nos enseña que podemos confiar en su gracia, pero que nunca debemos aprovecharnos de ella.

Al igual que el pacto hecho con Adán, el pacto de Noé establecido en Génesis 8:20 – 9:17 es un pacto hecho con toda la humanidad, y marca un nuevo comienzo para el mundo después del diluvio. Un sacrificio ratificó este pacto (Gn 8: 20 – 21), y Dios prometió nunca más usar un diluvio para destruir toda vida. Dios promete que el ciclo estacional continuará mientras la tierra permanezca (Gn 8:22), y a Noé se le ordena fructificar y multiplicarse en la tierra (Gn 9:1).

El pacto de Noé es la promesa de Dios por el cual Él mismo preservará la estabilidad de la naturaleza, una estabilidad que permitirá que Su pueblo prospere y que le proporcione un lugar por el cual Él (Jesús) entre en la historia y traiga salvación (Juan 1:14). Además, el amor de nuestro Creador por todo lo que ha hecho se ve en la promesa de que nunca más destruirá el mundo, lo que también es una señal temprana de que algún día se renovará toda la creación.

Con este nuevo Pacto que Dios estableció con Noé, vinieron otras leyes y normas que también vemos reflejadas a lo largo de estos capítulos.

Fructificad Y Multiplicaos, Y Llenad La Tierra

Tras la devastación y lo diezmada que había quedado la tierra, Dios, confirmó a Noé y su descendencia el mandato que en su tiempo había dado a Adán y Eva en Génesis 1:28.

Es posible que los cuatro hombres y sus esposas dudasen del propósito por el cual fueron conservadas sus vidas. El Señor les prescribe su futuro trabajo: es decir, que levantarán a la humanidad de la muerte a la vida. Por lo tanto, no solo renueva el mundo con la misma palabra por la cual lo creó antes; pero dirige su palabra a los hombres, para que puedan recuperar el uso legítimo del matrimonio seguramente desfigurado por la corrupción del hombre.

En la Biblia está más que claro pero con este pasaje podemos afirmar que producir descendencia (tener hijos) es agradable al Señor. Es aparte una manera gloriosa de avanzar el Reino de Dios en esta tierra.

 

Dominio Sobre Los Animales Y Temor En Ellos

En base a Génesis 9:2 Dios puso miedo en los animales en cuanto a su presencia. Por eso podemos ver como la gran mayoría de animales salvajes huyen ante la presencia del ser humano. Podría no haber sido así antes de este momento, lo cual explicaría como Noé y su familia pudieron vivir con todos estos animales durante el diluvio en el arca.

También Dios nos ha dado dominio sobre estos animales y es nuestra responsabilidad controlarlos y procurar su bienestar, a la vez que los podemos usar para nuestro beneficio en áreas como el trabajo, comida, entre otras cosas.

 

Cambio De alimentos

En el huerto del Edén Adán podían comer de todo fruto de la tierra y de los árboles, con la excepción que ya todos sabemos. No se nos menciona el uso de carne como comida hasta este punto, lo cual no confirma ni niega que fuera así. No se nos explica el porqué de este cambio, pero podemos asumir que una de las causas sea el controlar el crecimiento de las poblaciones animales.

Es una corriente popular en la actualidad el vegetarianismo o veganismo incluido entre cristianos. Quisiera aclarar que Dios nos ha dado la libertad para escoger que alimentos comer y cuales no. Por lo tantos si eres vegano o vegetariano por decisión propia está bien y si no lo eres está bien también. Dios nos ha dado libertad en cuanto a esto.

 

La Biblia Y La Pena De Muerte

Acorde a Génesis 9.6 muchos ven establecido la pena de muerte o la pena capital.

El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre.

 

l pacto de Noé hace varias provisiones para la humanidad. Primero, Dios se compromete a proveer estabilidad de la naturaleza: “Mientras la tierra permanezca, la siembra y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche, nunca cesarán.” (Génesis 8:22). Esta promesa es asegurar, ya que garantiza la estabilidad de la naturaleza para que la humanidad pueda funcionar sin la amenaza de una catástrofe global. Mientras “la tierra permanezca”, los humanos pueden contar con el ciclo de estaciones. No sólo es una bendición para toda la creación, tanto animada como inanimada, sino también permite que los planes del reino de Dios se desplieguen en la historia. Así, el pacto Noético funciona como la plataforma sobre la cual el reino de Dios y los planes de la salvación se desarrollan. También es la base para el cumplimiento de los otros pactos bíblicos.

Segundo, a Noé se le dice que se multiplique y llene la tierra (Génesis 9: 1, 7), una reedición de la orden dada primero a Adán (Génesis 1:28). Inmediatamente después de la inundación global, Noé y sus hijos funcionaron como lo hizo Adán como el representante inicial de la humanidad encargada de la procreación. Tercero, Dios hace que los animales, las aves y los peces teman al hombre (Génesis 9:2). Cuarto, los animales se convierten en alimento para el hombre como las plantas lo fueron en la creación, aunque los humanos no deben comer carne con sangre en ella (Génesis 9: 3-4). Quinto, la vida del hombre es sagrada; ni hombre ni animal deben matar a un ser humano (Génesis 9:5). Esto afirma la dignidad del hombre como portador de la imagen de Dios incluso después de la caída de la humanidad. Sexto, el castigo capital es establecido como el castigo para aquellos que asesinan a un portador de la imagen de Dios (Génesis 9:6). Séptimo, Dios promete jamás destruir el mundo por agua nuevamente (Génesis 9:15).

El pacto Noético es un pacto incondicional y eterno que todavía está vigente hoy en día. El hombre continúa experimentando la estabilidad de la naturaleza para el desarrollo de los propósitos de Dios y de la relación del hombre con otras personas y animales.

A %d blogueros les gusta esto: