El Hijo del hombre.

“Cuando llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?.”

Mateo 16.13

De los títulos que se utilizó para Jesús en el evangelio; “Hijo del Hombre” es el que aparece más frecuente, y en muchas partes Jesús mismo declara este misterioso nombre en sus conversaciones y su predicación. No es muy fácil descifrar su significado, por eso investigando un poquito encontré algunas respuestas.

En primer lugar, Jesús no fue el primero o el único en usar esta expresión; aparece mas de 100 veces en el antiguo testamento.

“El hijo del hombre”  es traducción del arameo bar(e)nasa o del hebreo ben adam, y su primer sentido es precisamente ese: “el ser humano” , “cualquier ser humano”, alguien. Así es como se le dirige Dios en el antiguo testamento a (Ezequiel 2:1-3) ” Me dijo Hijo del hombre, ponte sobre tus pies y hablaré contigo. 2 Después de hablarme, entró el espíritu en mi y me afirmó sobre mis pies, y oí al que hablaba. 3 Me dijo Hijo del hombre, yo te envío a los hijos de Israel, a una nación de rebeldes que se rebelaron contra mi; ellos y sus padres se han rebelado contra mi hasta este mismo día”. Esta frase o expresión usada en el antiguo y nuevo testamento;  fue a hombres como el profeta Ezequiel, o (Daniel 8:17) ” Vino luego cerca de donde yo estaba, Y al venir, me asusté y me postre sobre mi rostro. Pero el me dijo: Entiende hijo del hombre, que la visión es para el tiempo del fin”.

También Jesús utiliza a menudo esta expresión hijo del hombre para decir “ser humano”  en general; por ejemplo: en (Marcos 2:10) ” Pues para que sepáis que el hijo del hombre [el ser humano]  tiene potestad en la tierra para perdonar pecados – dijo al paralitico”. En algunos pasajes del evangelio Jesús habla de sí mismo; en forma para enfatizar su total solidaridad con la humanidad; en este sentido Jesús es el hijo del hombre porque poseía un cuerpo, auténticamente humano, y tuvo la capacidad de hacer cosas humanas; como descansar, comer, beber y sufrir. Jesús se movía en las dos dimensiones; es decir, tenia dos naturalezas (una divina y otra humana), conjuntamente en una sola persona.

Detrás de esa expresión, existe algo más, en ciertos contextos explica las posibilidades más allá de las limitaciones humanas. Jesús se refiere así mismo como el hijo del hombre expresando la autoridad y gracia divina; que puede perdonar los pecados, juzgar y gobernar, e incluso haber sido enviado por el cielo. Jesús pensaba que con este titulo sus discípulos podrían entender que con esta expresión con apariencia tan simple podían reclamar potestades tan grandes. Porque esta revelación fue dada por el profeta Daniel.

(Daniel 7:13) ” Miraba yo en la visión de la noche, y vi que con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre; vino hasta el Anciano de días, y lo hicieron acercarse delante de él. 14 Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas lo sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará; y su reino es un reino que nunca será destruido”.

Aquí vemos un “Hijo del hombre” que se ve más como un divino Mesías; que como un simple humano; lo que se le entregó antes de venir a la tierra, fue un poder que reflejaba autoridad sobre todas las naciones; y enseño a sus discípulos por medio de las escrituras de su propia realeza y de la autoridad que tiene para triunfar sobre el mal.

Fuente: Nuestro Dios.

A %d blogueros les gusta esto: