Eclipse.

Sentadas sobre la arena blanca entre amigas ya rendidas despues del Día, contemplando el cielo, escuchando de lejos a la multitud que también observaban, entre risas y movimientos, maravillados el firmamento estrellado con la luna ofreciendo otro culto de su belleza: el eclipse.

Un eclipse lunar  es un evento  astronómico que sucede cuando la tierra se interpone entre el sol y la luna, generando un cono de sombra que oscurece a la Luna. Para que suceda un eclipse, los tres cuerpos celestes, la Tierra, el Sol y la Luna, deben estar exactamente alineados o muy cerca de estarlo, de tal modo que la Tierra bloquee los rayos solares que llegan al satélite; por eso los eclipses lunares solo pueden ocurrir en la fase de luna llena.

Todo eso se da cada cierto tiempo, entonces era muy válido la velada apesar del sueño, (el mío por lo menos). Imposible fue no recordar, comentar el inicio de la creación desde el génesis, los salmos y hasta Job describiendo lo sobrenatural.

En génesis fueron creados los astros que nos dan la luz natural.

Génesis 1: 16.17

E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche, e hizo también las estrellas.

Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra.

El salmos 19 lo afirma:

Los cielos proclaman la gloria de Dios, y el firmamento anuncia las obras de sus manos.

Pero especialmente en los versículos de Job hay una inspiración mucho más profunda, y es muy seguro porqué estaba en una etapa de su vida parecido a un eclipse, con muchas sombras, el tiempo donde su fe fue probada.

Job 38: 31.33

¿Puedes tú atar las cadenas de las Pléyades, o desatar las cuerdas de Orión? ¿Haces aparecer una constelación a su tiempo, y conduces la Osa con sus hijos? ¿Conoces tú las ordenanzas de los cielos, o fijas su dominio en la tierra?

A %d blogueros les gusta esto: