Ayer, hoy y por los siglos.

Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Hebreos 13.8

Jesús es el mismo ayer porque Él estuvo activo en la creación. “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo” Hebreos 1:1-2.

Jesucristo es el mismo hoy ofreciendo salvación a todos los que invocan su nombre. Por lo tanto, “si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones” Hebreos 4:7.

Jesucristo es el mismo para siempre que reina en gloria a la diestra del Padre que está en los cielos. “Pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios” Hebreos 10:12.

 

Jesús no cambia su carácter, nada es cambiable de El, en esos pasajes habla para afirmar la fe de los hermanos hebreos, sobre su inclinación entre la fidelidad de Cristo y la tentación de volver al Judaísmo.

Jesús, la trinidad en sí no cambia en sus promesas y esto debe ser de  felicidad y esperanza para nosotros ya que cuando dice algo lo cumple, no es como el ser humano, que hoy podemos decir algo, mañana algo diferente.

Su poder nunca a cambiado ni cambiará jamás, el es el mismo hoy y por siglos.

 

 

Jesús no cambia en SU SABIDURÍA

Cristo es el mismo de ayer y por todos los siglos en su sabiduría, su inmensa y infinita sabiduría no a cambiado ni cambiara, sigue siendo la misma desde el principio.

Él es la sabiduría de Dios. I Cor. 1:24. Cristo sigue siendo la sabiduría de Dios en este mundo lleno de pecado. Esta sabiduría es infinita no tiene fin.

Él estaba lleno de sabiduría desde su juventud. Lucas.2:40. Jesús desde muy pequeño tenía esta sabiduría y ella nunca va a cambiar.

Él tenía la sabiduría que asombraba a los hombres. Mat. 13:54. La gente se admiro por la sabiduría de Cristo ya que esta sabiduría no era de hombres ni por hombres sino de Dios.

Su sabiduría es infinita.

 

Jesús no cambia en SU SANTIDAD

 

La santidad de Cristo tampoco tiene cambio, él ha sido santo siempre y seguirá siendo santo, el nunca a tenido relación con el pecado ni nunca lo tendrá.

Él no conoció pecado. El no conoce el pecado en su vida por que el es santo desde siempre por la eternidad y lo seguirá haciendo por los siglos de los siglos. Heb. 7:26.

Él fue tentado en todo pero nunca peco. Fue sin mancha del pecado. I Ped. 2:22. Nunca cometió pecado ni lo hará jamas.

Por eso él es nuestro ejemplo para no pecar. Y seguirá siendo el ejemplo supremo por que nunca va a pecar, ni tener relación con el pecado porque él es santo por los siglos I Ped. 1:16. Debemos ser santos por que el es santo.

Cristo nunca va a perder su santidad, él siempre ha sido santo y lo seguirá siendo siempre, nunca tendrá fin su santidad.

 

Jesús no cambia en SU AMOR

El amor de Cristo es incomparable por que su amor es infinito nunca tendrá fin nunca se va a acabar el amor que él tiene por la humanidad, él lo a demostrado y lo sigue demostrando.

Él murió para comprobarnos su amor.Ef. 5:2. Él se dio por cada uno de nosotros así nos demostró su amor por cada uno de nosotros muriendo en la cruz.

Él sigue manifestando su amor al limpiarnos de nuestros pecados. Apoc. 1:5, por eso es nuestro abogado. I Juan 2:1.

Él nos da su amor inseparable. Rom. 8:35-39. Nada nos puede separar del amor de Cristo porque su amor nunca va a cambiar en él. Su amor sigue en que quiere que todos los hombres sean salvos. Por eso él todavia no ha venido, por el amor que tiene hacia la humanidad ya que no quiere que nadie se pierda. II Ped. 3:9.

El amor de Cristo no cambia su amor sigue igual por que es un amor infinito así como infinito es él. No tiene principio ni fin. Apoc. 1:8. Nunca cambia ni cambiará.

 

Cristo no cambia en SU PODER

El poder de Cristo nunca cambia sigue siendo el mismo desde el principio hasta el fin su poder se mantiene intacto, no a menguado ni un poquito.

Él tiene poder sobre todo ser humano.Juan 17:2. Su poder no se limita solo aquí en la tierra sino esta en todas partes tanto en el cielo como en la tierra. Mat. 28:18.

Él tiene el poder para vencer al mundo. Juan 16:33. Su poder venció al mundo y lo sigue venciendo y lo vencerá para siempre cuando el venga con sus ángeles.

Él tubo el poder para ascender al cielo. Ef. 4:8. Su poder lo levanto de entre los muertos y fue al cielo.

Nosotros debemos de confiar en este poder que actúa en nosotros. Por eso debemos fortalecernos en este poder. . Este poder nos protege. I Ped. 1:5.

El poder de Cristo no se limite a un espacio o al tiempo; su poder es por siempre por los siglos de los siglos. Su poder sigue igual que siempre.

Jesús no cambia en sus promesas

Cristo no cambia en sus promesas, su promesa siguen igual que desde el principio cuando el dice algo lo cumple porque no es mentiroso. Tito 1:2. Su palabra no cambia, no es como el ser humano que hoy dice y mañana cambia su palabra o promesa, cambia su mentalidad, Cristo no.

Él nos promete vida eterna. Juan 11:25. Su promesa de vida eterna esta siempre para todos los que responden al llamado.

Su promesa de regresar otra vez no cambia. Hechos 1:11. Él ha prometido regresar otra vez y esto se va a cumplir. Apoc. 1:7.

La venida de Cristo no es un cuento ni fábula; es cierta por que él lo ha prometido y su promesa nunca cambia. Por eso debemos de amar su venida. II Tim. 4:8. Esperemos fieles por que él va a regresar otra vez con sus ángeles. II Tes. 1:7.

 

Jesús no cambia en SU INVITACIÓN.

Cristo nos esta invitando a todos para venir a él, y esta invitación nunca a cambiado ni cambiará jamas. Su invitación es a todos. Mat. 11:28. Cristo nos esta invitando a llevar su yugo, su carga por que es ligera.

Nos esta invitando a oir su voz para que el entre y asi cenar con él. Apoc. 3:20. Su invitación no cambia; él nos esta llamando por medio del evangelio. II Tes. 2:14.

Esta invitación no cambia ni cambiará, él seguirá invitándonos por medio del evangelio nada mas. No va a cambiar su forma de llamar al perdido, siempre será Su palabra por la cual viene la salvación, no los posibles milagros, conciertos, etc.

 

Cristo no cambia en LA FORMA DE SALVAR

Cristo no cambia en su forma de salvar al pecador, él tiene su forma y no va cambiarla por que ya la dejo en su palabra.

Debemos de arrepentirnos . Hechos 2:38. Es la única forma como el hombre puede recibir la salvación.

Él es el único camino. Juan 14:6. No hay otro camino que no sea Cristo por eso no hay otro nombre en que podamos ser salvos mas que en Cristo. Hechos 4:12.

Es él único que puede perdonar nuestros pecados. Lucas 7:48-49. No hay otro que pueda perdonar nuestros pecados mas que Cristo.

Jesús sigue salvando a las personas para la vida eterna

 

A %d blogueros les gusta esto: