El ministerio público de Jesús alimentó, desde sus inicios, la controversia en torno a su persona. Cristo, ¿quién eres? El evangelio cuenta la vida de Jesús como una lucha continua contra el mal que tiende a dominar al hombre. El «Hijo del hombre» se encuentra frente a frente con el poder destructor del mal, al que contrapone la promesa y la experiencia del Reino de Dios, que ha llegado a nosotros con él en Marcos 3: 28

Desde siempre su persona fue blasfemado, estando en esa condición humana, hasta el tiempo en el que vivimos, pero en ese momento Jesús dijo algo muy importante: toda blasfemia de su nombre y en el de Su Padre puede ser perdonado, menos la blasfemia contra el Espíritu Santo.

A %d blogueros les gusta esto: