Las doce tribus de Israel

 Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel. Apocalipsis 7: 4

Jesús era de la tribu de Judá, Pablo era de la tribu de Benjamín, y Juan el Bautista era un levita, pero desde la diáspora en el año 70 d.C, es un poco difícil identificar la tribu de un judío moderno. Eso no significa que las divisiones tribales son irrelevantes. Durante la tribulación, cuando la mayoría del mundo haya abandonado a Dios, y este siguiendo al anticristo, 144,000 judíos serán sellados por Dios. Este número incluye 12,000 de cada tribu. Así es, incluso si no sabemos quién pertenece a cuál tribu, Dios mantiene un registro. Las tribus se mencionan de nuevo en Apocalipsis 7:5-8, pero éstas no son las mismas tribus que recibieron tierras en el libro de Josué. Manasés está allí, al igual que Efraín (bajo el nombre de José). Pero en lugar de Dan, se incluye a Leví.

Todos ellos son de todas las tribus de los hijos de Israel. Étnicamente ellos son Judíos, y hay 144,000 de estos escogidos.

De la tribu de Judá, doce mil sellados: Esta es su identificación específica. Los 144,000 están divididos entre las 12 tribus de Israel. A pesar de que solamente Dios puede conocer a que tribu ancestral pertenecen, hay 12,000 de cada tribu.

Estos siervos de Dios recibirán un sello protector en sus frentes, conteniendo de alguna manera el nombre de Dios según Ap. 14.1

No se nos dice exactamente su servicio, pero los 144,000 son sellados por un propósito específico y único. Sin embargo, la idea general de ser sellado no se limita a ellos.

Jesús fue sellado. Él dijo: porque a éste señaló Dios el Padre. Juan 6.27

Somos sellados con el Espíritu Santo como un pago de nuestra redención. Pablo escribió: Dios, el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones. 2 Corintios 1: 21,22

Este sello del Espíritu Santo le pertenece a cada uno de nosotros cuando somos salvos: habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa. Efesios 1:13

El sello del Espíritu Santo tiene el significado de consolarnos y retarnos. Somos consolados en cuanto a que nos asegura que le pertenecemos a Él. Somos retados por éste para apartarnos de toda malicia y para identificarnos con Aquel que le pertenecemos. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Efesios 4:30

El Espíritu Santo finalizará otra misión, la de convencer de pecado, justicia y juicio en estos últimos tiempos, ya que la Iglesia se encuentra en el Cielo con Jesucristo, y ya no será necesaria su obra en los creyentes para capacitarles para vivir y expandir el evangelio sobre toda la tierra. El Espíritu Santo terminó ese aspecto de su ministerio, pero no abandona la Tierra. Él estará presente para regenerar a aquellos que serán salvos, que serán sellados por el Espíritu Santo. El sello será la garantía de su pertenencia a Jesucristo. El ministerio especial durante este tiempo de la Gran Tribulación será el sellar a los que serán salvos. Sin el Espíritu Santo esto no sería posible, porque será Él quien garantizará que estas personas resistan ese difícil período de la Gran Tribulación.

Origen de las doce tribus.

LOS HIJOS DE JACOB
El patriarca Jacob (Israel) tuvo 12 hijos varones y una mujer: Dina. Sus hijos varones por orden de nacimiento fueron:
  1. Rubén
  2. Simeón
  3. Leví
  4. Judá
  5. Dan
  6. Neftalí
  7. Gad
  8. Aser
  9. Isacar
  10. Zabulón
  11. José
  12. Benjamín
JACOB ADOPTA A SUS NIETOS
Tiempo después de la conocida historia de José (es vendido como esclavo por sus hermanos y hecho pasar como devorado por fieras ante su padre, llega a ser mayordomo de Potifar, luego encerrado en la cárcel para finalmente llegar a ser segundo en el reino de Egipto), cuando se revela ante sus hermanos que fueron a Egipto para comprar comida, estos vuelven a Jacob y le cuentan la noticia. Jacob viaja a Egipto para ver a José y conocer su familia. José tenía 2 hijos: Manasés y Efraín. Estos fueron bendecidos por Jacob y adoptados por este como hijos legítimos y herederos (José tuvo otros hijos). De esta forma, sus descendientes llegaron a ser legítimas tribus junto con los descendientes de los hermanos de José.LAS 12 TRIBUS DE ISRAEL ERAN 13
Jacob, sus hijos y sus descendientes quedaron a vivir en Egipto donde se multiplicaron. Tiempo después un Faraón los esclavizó y Dios levantó a Moisés para librarlos y llevarlos de vuelta a Canaán.
Estas son las tribus que salieron de Egipto:

  1. Simeón
  2. Judá
  3. Isacar
  4. Zabulón
  5. Efraín
  6. Manasés
  7. Benjamín
  8. Dan
  9. Aser
  10. Gad
  11. Neftalí
  12. Rubén
  13. Leví
¿Por qué 13 tribus? Jacob adoptó a sus nietos hijos de José, Manasés y Efraín, como propios. José tuvo parte entre las tribus a través de sus dos hijos y por eso no es nombrado.
Al llegar a Canaán luego de 40 años vagando por el desierto y conquistar la tierra esta fue repartida así.

¿Donde está Leví? Esta tribu no recibió territorio. Su herencia fue espiritual por su fidelidad durante la situación del becerro de oro Dios determinó que se hicieran cargo del santuario y de todo lo relacionado a la vida espiritual de Israel. (Números 1:47-50). Es por eso que, cuando en la Biblia se nombra a las 12 tribus de Israel no se menciona a Leví.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: