La mujer Sunamita.

Eliseo era un profeta del Antiguo Testamento, que vivió alrededor del año 800 a.C., en una época en que Dios se había involucrado de una forma muy directa con el pueblo y los líderes del antiguo Israel. Alrededor de este período, Dios envió por lo menos a 30 profetas, entre el reino del Norte, Israel y el reino del Sur, Judá, en un esfuerzo por hacer que sus ciudadanos se volvieran de la idolatría y otros pecados.
Mientras Eliseo iba de pueblo en pueblo, una mujer sunamita se ofreció a hospedarles porque reconoció que era enviado de Dios. Eliseo deseó hacerles también un favor.
En 2 Reyes 4 dice:

8 Aconteció también que un día pasaba Eliseo por Sunem; y había allí una mujer importante, que le invitaba insistentemente a que comiese; y cuando él pasaba por allí, venía a la casa de ella a comer.9 Y ella dijo a su marido: He aquí ahora, yo entiendo que éste que siempre pasa por nuestra casa, es varón santo de Dios.10 Yo te ruego que hagamos un pequeño aposento de paredes, y pongamos allí cama, mesa, silla y candelero, para que cuando él viniere a nosotros, se quede en él.11 Y aconteció que un día vino él por allí, y se quedó en aquel aposento, y allí durmió.12 Entonces dijo a Giezi su criado: Llama a esta sunamita. Y cuando la llamó, vino ella delante de él.13 Dijo él entonces a Giezi: Dile: He aquí tú has estado solícita por nosotros con todo este esmero; ¿qué quieres que haga por ti? ¿Necesitas que hable por ti al rey, o al general del ejército? Y ella respondió: Yo habito en medio de mi pueblo.14 Y él dijo: ¿Qué, pues, haremos por ella? Y Giezi respondió: He aquí que ella no tiene hijo, y su marido es viejo.15 Dijo entonces: Llámala. Y él la llamó, y ella se paró a la puerta.16 Y él le dijo: El año que viene, por este tiempo, abrazarás un hijo. Y ella dijo: No, señor mío, varón de Dios, no hagas burla de tu sierva.17 Mas la mujer concibió, y dio a luz un hijo el año siguiente, en el tiempo que Eliseo le había dicho.

Eliseo resucita al niño:

32 Y venido Eliseo a la casa, he aquí que el niño estaba muerto tendido sobre su cama.
33 Entrando él entonces, cerró la puerta tras ambos, y oró a Jehová.
34 Después subió y se tendió sobre el niño, poniendo su boca sobre la boca de él, y sus ojos sobre sus ojos, y sus manos sobre las manos suyas; así se tendió sobre él, y el cuerpo del niño entró en calor.
35 Volviéndose luego, se paseó por la casa a una y otra parte, y después subió, y se tendió sobre él nuevamente, y el niño estornudó siete veces, y abrió sus ojos.
36 Entonces llamó él a Giezi, y le dijo: Llama a esta sunamita. Y él la llamó. Y entrando ella, él le dijo: Toma tu hijo.37 Y así que ella entró, se echó a sus pies, y se inclinó a tierra; y después tomó a su hijo, y salió.

EL milagro hizo recuperar sus bienes.

2 Reyes 8
Habló Eliseo a aquella mujer a cuyo hijo él había hecho vivir, diciendo: Levántate, vete tú y toda tu casa a vivir donde puedas; porque Jehová ha llamado el hambre, la cual vendrá sobre la tierra por siete años.2 Entonces la mujer se levantó, e hizo como el varón de Dios le dijo; y se fue ella con su familia, y vivió en tierra de los filisteos siete años.3 Y cuando habían pasado los siete años, la mujer volvió de la tierra de los filisteos; después salió para implorar al rey por su casa y por sus tierras.4 Y había el rey hablado con Giezi, criado del varón de Dios, diciéndole: Te ruego que me cuentes todas las maravillas que ha hecho Eliseo.5 Y mientras él estaba contando al rey cómo había hecho vivir a un muerto, he aquí que la mujer, a cuyo hijo él había hecho vivir, vino para implorar al rey por su casa y por sus tierras. Entonces dijo Giezi: Rey señor mío, esta es la mujer, y este es su hijo, al cual Eliseo hizo vivir.6 Y preguntando el rey a la mujer, ella se lo contó. Entonces el rey ordenó a un oficial, al cual dijo: Hazle devolver todas las cosas que eran suyas, y todos los frutos de sus tierras desde el día que dejó el país hasta ahora.

Cuando leí esta historia de la sunamita, me preguntaba porque Dios permitió que su hijo muriera, si el mismo le había dado mediante la profecía de Eliseo. ¿Cual era el plan de Dios con este evento? y viendo las escrituras encontré que no podemos cuestionar a Dios, porque solo Él conoce los tiempos y El sabe hacer que toďa prueba sea para su gloria. La sunamita era una mujer que tenia dones de hospitalidad y servicio y Dios quería cuidar de ella de una manera permanente, no solo por un momento, por esto permitió la muerte de su hijo; para glorificarse doblemente en su vida.
Pasó siete años fuera de su tierra.
Los siete estornudos del niño significaba que en siete años le seria restituido todas sus posesiones, Este Rey devolvió a la sunamita todas sus posesiones y todos los frutos de su tierra porque el Señor no permitió que ella perdiera nada.

Dios se glorificó en su vida, porque todo lo que hacemos para Dios, tiene una recompensa, y El vió con mucho agrado el simple gesto del servicio hacia su mensajero.

Colosenses 3:23-24
Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;
sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: